Alicante


Alicante

Alicante esta situada a orillas del Mediterráneo. El Castillo de Santa Bárbara es el elemento que predomina en la ciudad de Alicante. Se alza majestuoso sobre el monte Benacantil, con una altura de de 169 m. Además, la ciudad está protegida por varios cerros de gran valor defensivo, lo cual fue decisivo para que se produjeran los primeros asentamientos humanos. En la Serra Grossa se halló un yacimiento de la Edad de Bronce datado el segundo milenio a.C.
Tossal de ManisesAsimismo, se han encontrado numerosos restos de la época íbera, resaltando los de la ciudad fortificada del Tossal de Manises situados en la Albufereta.

Alicante se convirtió antiguamente en un punto de aprovisionamiento marítimo y se gestó un floreciente comercio.
En 1244 por el tratado de Almizra, se fijan las fronteras entre Castilla y Aragón, y Alicante es incluida entre los territorios castellanos. Tres años después, Alfonso X conquista la ciudad, y se construye así la “Vila Nova”, en contraposición con la “Vila Vella” musulmana. En 1296 Jaime II incorpora definitivamente la villa de Alicante al Reino de Valencia y dos siglos después, en 1490, Fernando II el Católico eleva la villa de Alicante al rango de ciudad.

En el siglo XVI se produjo incremento en la población debido al desarrollo del comercio, artesanía de exportación y a una próspera agricultura local. La ciudad duplicó sus habitantes desde 1510 a 1609. En los siglos XVII y XVIII el puerto se habilita para comerciar con América y se crea un consulado de Mar y Tierra para fomento de la navegación y la agricultura. En 1797 Alicante ya contaba con veinte mil habitantes.

El siglo XIX se caracteriza por la demolición de las murallas, la creación de nuevos barrios y la llegada del ferrocarril. Pero es en el siglo XX cuando la intensificación de las actividades secundaria y terciaria y el desarrollo turístico provocan el desarrollo actual de la ciudad.

Los comentarios están cerrados.